Saltar al contenido
Tu Blog de salud y medicina

Trastorno obsesivo compulsivo

24/06/2021

La mente humana lleva consigo una cantidad de conexiones que nos ayudan a accionar diariamente. Si alguna de ellas falla, podemos tener algún problema de salud o simplemente algún conflicto psicológico. Hoy hablaremos del trastorno obsesivo compulsivo y vamos a comprender todo lo que conlleva este problema mental-emocional.

trastorno obsesivo compulsivo

Lo definimos como mental-emocional porque dentro de los trastornos, las emociones juegan un rol determinante desatando miedos, angustias y estrés que trae al cuerpo un sinfín de malestares que no van a cesar hasta que la raíz del problema se ataque correctamente. Acompáñanos en este viaje de palabras y amplía tus conocimientos con respecto a la salud.

¿Qué es el trastorno obsesivo compulsivo?

El trastorno obsesivo compulsivo o también conocido como TOC, es un conjunto de irregularidades emocionales, miedos, angustias que se convierten en obsesiones y, como resultado la persona comienza a realizar acciones repetitivas (compulsiones) cada vez que se someten a un evento de estos.

Ante esto, nos surge una incógnita muy interesante y es si el TOC es una enfermedad. Sí, lo vamos a clasificar como una enfermedad pues requiere de un tratamiento para su cese, y, además, todo aquello que genere una consecuencia negativa para las funciones del cuerpo se considera enfermedad.

Los pensamientos, imágenes y sensaciones que evoca la mente y que no son deseados, provocan las reacciones que a continuación vamos a describir como parte de la sintomatología del trastorno obsesivo compulsivo. Mantente atento para que leas la descripción que vamos a hacer y así puedas detectar comportamientos en ti o en otros.

Síntomas del TOC

El trastorno obsesivo compulsivo lleva consigo las siguientes características; recordemos que estas se desencadenan a través de eventos particulares, personas, olores y muchos otros estímulos que son capaces de producir en la persona que posee la enfermedad un desequilibrio en distintos niveles. A continuación mostraremos una lista con todo lo que ocasiona este trastorno:

  • Depresión, tristeza y aislamiento social.
  • Miedo, terror y angustia.
  • Comportamientos compulsivos.
  • Movimientos o acciones repetitivas.
  • Agitación.
  • Culpa.
  • Ataques de pánico que van acompañados de respiración muy rápida, mareos, tensión baja, desmayos.
  • tensión baja, desmayos.
  • Repetición de palabras sin sentido.
  • Pesadillas constantes.
  • Aversión a la comida o a algún tipo de textura, olor.
  • Perfeccionismo, aunque cabe acotar que no es lo mismo dentro del trastorno obsesivo compulsivo. Pueden existir comportamientos perfeccionistas que se clasifican como una obsesión.

¿Qué es la neutropenia?

Causas relacionadas

El trastorno obsesivo compulsivo es una condición que aún no tiene una causa determinada, eso significa que muchos factores pueden influir en el desarrollo del mismo y que puede ocurrir en cualquier momento de la vida. Estudios revelan que podría ser una condición hereditaria, sin embargo, no se ha conseguido aún nada comprobable.

Algunos de los factores que influyen en el TOC pueden ser ambientales, dirigidos a aquellos estímulos que el constante vivir nos lleva a apreciar como:

  • Los gérmenes.
  • El tránsito.
  • Las enfermedades.
  • El contacto con personas.
  • Transporte público.

La lista anterior es un ejemplo simple de algunas de las cosas que nos pueden generar estrés, miedo o culpa y, debido a estos sentimientos podemos desencadenar el trastorno llevando a repetir actos que, según nuestro cerebro, puede prevenir la aversión a ciertos eventos. Cómo por ejemplo el lavado de manos cuando no queremos llenarnos de gérmenes, la obsesión por no salir para no trasladarnos en transporte público, entre otros.

Por otra parte, nos encontramos con los factores hereditarios y en este caso no estamos hablando de la biología sino de la parte social. Hay miedos que son aprendidos pues nuestros padres nos lo transmitieron sin querer cuando estábamos muy pequeños y debido a esto, repetimos el patrón. Algunos de estos factores son:

  • Miedo a las cucarachas, aviones, otros animales.
  • Poca tolerancia a la frustración, si no recibimos un contexto sano para aprender a equivocarnos, estaremos con un nivel muy bajo a la frustración y cada vez que erremos podemos tener conductas impulsivas y repetir acciones no acordes a nuestra manera de ser.
  • Un patrón específico para ordenar la ropa u otros objetos del hogar.

Son muchas las variables que pueden influir en el desarrollo del TOC, debemos estar en constante revisión y si es posible visitar a un psicólogo, el cual es un especialista en el estudio de la mente y nos ayudará a sanar heridas del pasado y a superar aquellos eventos traumáticos en nuestra vida.

Tratamiento

El tratamiento del trastorno obsesivo compulsivo es relativamente sencillo, lo único es que lleva mucho más tiempo para poder apreciar los cambios que cualquier otra condición de salud. Los trastornos, son condiciones que no se curan pero que pueden controlarse siempre y cuando el paciente esté dispuesto a aceptar la ayuda brindada.

Lo que se aplica en este tipo de condiciones son una serie de medicamentos con ayudas hormonales para suprimir los impulsos, terapia conversacional para poder llegar a la raíz del conflicto del paciente, sus miedos más profundos, ansiedades, entre otros y así poder ayudarlo a superar.

A su vez, las terapias familiares son excelentes porque permiten una visión holística del panorama. La familia es el primer ambiente social al que estamos sometidos así que probablemente se convierta en una causa latente para el trastorno.

Es importante que el paciente pueda estar dispuesto a aceptar la ayuda y que su núcleo familiar no muestre negación ante el proceso, ya que en vez de ser una herramienta positiva se convertirá en una carga que no permitirá a la persona salir del trastorno.

Especialistas responsables

Un grupo de médicos es el que debe estar al tanto del tratamiento que sigue un paciente con trastorno obsesivo compulsivo. En primer lugar, un psicólogo que ayude en las terapias conversacionales, un psiquiatra para colaborar en el conjunto de medicamentos que van a inhibir las reacciones impulsivas y, en algunos casos, puede ser de ayuda un psicopedagogo si el paciente es muy pequeño.

Recordemos que este trastorno se desarrolla, en su mayoría, en la edad adolescente y adulta, sin embargo, puede darse en niños aunque los casos son muy reducidos. Cuando el paciente es muy pequeño pueden entrar al campo otros especialistas que colaboren a erradicar las conductas compulsivas y, a que el niño pueda tener un cuidado emocional especial en el proceso.

Este artículo fue actualizado por última vez el junio 27th, 2021 - 10:42 am

  • Etiquetas :
  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ×

    Todo el contenido de Desalud se revisa médicamente o se verifica con hechos para garantizar que sea lo más preciso posible. Tenemos pautas estrictas de abastecimiento y solo enlazamos con otros sitios de medios acreditados, instituciones educativas y, cuando sea posible, estudios revisados ​​por pares. Si cree que alguno de nuestros contenidos es inexacto, desactualizado o cuestionable, contáctenos a través del formulario de comentarios en esta página.