Saltar al contenido
Tu Blog de salud y medicina

¿Qué es el Herpes Zóster?

27/06/2021

Conocido como “culebrilla” o “culebrón”, el Herpes Zóster es la reactivación del virus de la varicela, una enfermedad agresiva que puede ocasionar mucho dolor y distintos síntomas que descompensan la integridad del cuerpo humano. Acompáñanos a conocer todo lo referente a ella en las siguientes letras que hemos preparado para ti.

Herpes Zóster

Nuestro objetivo es ayudar a que sumes conocimientos, ya que con ellos podrás aumentar las probabilidades de ayuda que puedas brindarte o aportar a tus seres queridos, más en esta época de pandemia dónde salir de casa representa un riesgo mayor. Anímate, lee e infórmate.

Hablemos de conceptos

La varicela es el virus que ocasiona un sarpullido en la piel, unas pequeñas ampollas que duelen y ocasionan malestares, por lo general, en la edad escolar es que se padece de esta enfermedad por ser contagiosa. Ahora, el herpes Zóster es la reactivación del virus en el cuerpo, se trata de un sarpullido localizado, rojo y muy pequeño, doloroso al tacto.

Se le dice culebrilla porque las ampollas se extienden en la piel formando la silueta de este animal, aunque, en muchas personas solo suelen aparecer dos o tres ampollas. ¿Un virus puede ocasionar todo esto? Sí, los virus son gérmenes que son capaces de entrar al cuerpo y enfermarlo gravemente.

Los virus son partículas infecciosas de tamaño muy mínimo, pueden reactivarse pues invaden a las células y se aprovechan de su capacidad de reproducción genética. Es un misterio aún si los virus son seres vivos o no, de hecho, su forma de vida se desconoce. ¡Qué interesante!

Síntomas relacionados

El herpes zóster o culebrilla como también se le conoce, es la aparición de ampollas en un lugar localizado de la piel, algunos de los síntomas que trae está enfermedad son los siguientes:

  • Fiebre.
  • Enrojecimiento de la zona.
  • Ampollas alrededor de la cara o la cintura.
  • Dolor en la piel.
  • Fatiga.
  • Malestar general.
  • Hipersensibilidad.
  • Sensación de ardor y picazón.
  • Úlceras, costras.
  • Dolor de cabeza.
  • Malestar estomacal.
  • Dolores musculares.
  • Inflamación de los ganglios.

Las ampollas van en forma de anillo juntándose alrededor de la zona en dónde se active el virus. Este herpes afecta los nervios de la piel, por lo que los dolores son intensos, de hecho, dependiendo de la persona y su umbral del dolor puede incluso producir desmayos y otras reacciones, solamente, por la sensación de ardor.

Enfermedad de manos-pies y boca

Datos interesantes

Está enfermedad, como todas, tiene sus dichos populares que la gente lleva a cabo para curarla o simplemente prevenirla. No es necesario decir que algunas prácticas son beneficiosas para aliviar la picazón mientras que otras representan un completo mito. Aquí hablaremos de algunos datos interesantes del herpes zóster para que estés bien informado.

1.- La culebrilla no es contagiosa, el virus puede enfermar solo a aquellas personas que no han padecido la varicela.

2.- Este herpes tiene prevalencia para reactivarse en personas mayores de 40 años, aunque puede dar a cualquier edad. Las estadísticas demuestran un número alto en la población que tiene esta característica.

3.- Las ampollas tardan en sanar muchas semanas, entre 3 y 5 dependiendo del organismo del infectado.

4.- Rara vez el herpes repite, es decir, una vez que te da es muy poco probable que vuelva a ocurrir aunque no es imposible.

5.- El estrés puede ser un factor determinante para la producción de esta enfermedad.

6.- Al secarse las ampollas, las costras se forman y éstas pueden dejar cicatrices en la piel.

7.- Existe una vacuna para prevenir este herpes.

8.- Esta enfermedad no deja secuelas, sin embargo, en personas mayores de 50 años puede dejar un dolor residual en la zona de la piel.

Tratamiento y remedios caseros que pueden ayudar

Para tratar el herpes zóster es necesario acudir al médico antes para poder determinar que esta sea la enfermedad que se sufre. La observación del médico tratante es muy importante ya que a través de ella podrá mandar los medicamentos necesarios.

Al principio, los analgésicos son la clave para que el dolor cese y el paciente pueda descansar a pesar del malestar que ocasionan estás ampollas. Luego, se utilizan antivirales para tratar el herpes, atacarlo y así minimizarlo; también suelen usarse antiinflamatorios para que las lesiones de la piel no se agraven.

Los médicos responsables de cuidar estás lesiones son los dermatólogos aunque también puede ser tratado con un médico internista o cualquier otra especialidad que tenga mucha experiencia y conocimiento.

Si estás en casa, puedes preparar compresas de agua fresca y ponerlas en las lesiones, de esta forma vas a reducir la picazón. Otros remedios caseros que puedes incluir son:

  • Usar ropa de algodón suelta, así evitarás que las lesiones se inflamen mucho más.
  • Preparar infusiones de té negro y dejarlas enfriar, colocar en las heridas para desinflamar.
  • La avena es un cereal con muchos beneficios, puedes prepararlo con agua caliente y así colocar compresas en las heridas con esta mezcla o darte duchas con el agua.
  • La manzanilla es maravillosa, prepárala y puedes darte baños con ella o hacer el mismo procedimiento que con la avena.
  • Báñate con jabón neutro y sin olor, tratando de limpiar muy bien pero sin romper las ampollas.
  • Para salir, cubre las ampollas y de esta forma no van a rozar con tus prendas de vestir.

Además de estas ayudas, recuerda que el herpes zóster es una enfermedad y debes estar en reposo para evitar mayores malestares. También, beber mucho líquido te ayudará en el control de la fiebre y a recuperarte muy bien.

Conclusiones generales

El virus de la varicela puede reactivarse en el cuerpo en forma de herpes, este no es contagioso en su forma original, sin embargo, la persona afectada puede contagiar la varicela a alguien que no la haya padecido.

Es una enfermedad muy dolorosa, las ampollas arden, producen picazón y molestias generales pues este virus afecta los nervios grandemente. Para tratarla es muy importante tener el diagnóstico de un médico especialista, guardar reposo y seguir el tratamiento según se indique para observar mejorías notables.

  • Etiquetas :
  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ×

    Todo el contenido de Desalud se revisa médicamente o se verifica con hechos para garantizar que sea lo más preciso posible. Tenemos pautas estrictas de abastecimiento y solo enlazamos con otros sitios de medios acreditados, instituciones educativas y, cuando sea posible, estudios revisados ​​por pares. Si cree que alguno de nuestros contenidos es inexacto, desactualizado o cuestionable, contáctenos a través del formulario de comentarios en esta página.