Saltar al contenido
Tu Blog de salud y medicina

Los hongos del intestino pueden promover el cáncer en el páncreas.

07/10/2019
Este artículo ha sido revisado y aprobado medicamente por Dr Jose Juan Ortega Lopez

Los hongos que habitan el cuerpo y su efecto sobre la salud humana no han recibido tanta atención de los científicos como las bacterias. Esta situación podría estar a punto de cambiar a medida que un nuevo estudio revela que los hongos que viven en el intestino parecen tener un papel en el cáncer de páncreas.

Algunos hongos intestinales pueden promover el desarrollo de cáncer de páncreas, según un nuevo estudio.

En un artículo reciente de Nature , los investigadores describen cómo investigaron los hongos intestinales en ratones y humanos con cáncer de páncreas .

El equipo descubrió que ciertas especies de hongos en el intestino pueden ingresar al conducto pancreático, que es el tubo que utiliza el páncreas para llevar los jugos digestivos a los intestinos.

Los microorganismos alcanzan el páncreas viajando a través del conducto en la dirección opuesta a los fluidos digestivos.

El nuevo estudio muestra que cuando el cáncer de páncreas está presente, las poblaciones fúngicas de tumores pancreáticos y el intestino difieren de las de los ratones y humanos sanos.

Los investigadores también encontraron que dar a los ratones con la forma más común de cáncer de páncreas un medicamento antifúngico fuerte podría reducir sus tumores hasta en un 40%.

“Mientras que estudios anteriores de nuestro grupo han demostrado que las bacterias viajan desde el intestino hasta el páncreas”, dice el coautor del estudio, el Dr. George Miller, MD, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York (NYU) en la ciudad de Nueva York “. nuestro nuevo estudio es el primero en confirmar que los hongos también hacen ese viaje y que los cambios relacionados con la población de hongos promueven el inicio y el crecimiento del tumor “.

El páncreas y el cáncer.

El páncreas es un órgano grande y delgado que se encuentra detrás del estómago, en el interior del abdomen. Produce fluidos que ayudan a digerir los alimentos y a controlar el azúcar en la sangre.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el cáncer de páncreas se encuentra entre los 10 cánceres más comunes tanto en hombres como en mujeres en los Estados Unidos, donde las tasas de incidencia han aumentado en casi un 1.2% por año durante la última década.

Según las estimaciones del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), uno de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), 56,770 personas en los Estados Unidos descubrirán que tienen cáncer de páncreas en 2019, mientras que 45,750 morirán de la enfermedad. Estas cifras representan el 3.2% de todos los casos nuevos de cáncer y el 7.5% de todas las muertes por cáncer, respectivamente.

La ubicación profunda del órgano dentro del cuerpo significa que el cáncer de páncreas es difícil de detectar en sus primeras etapas. Para muchas personas, el cáncer ya ha avanzado cuando reciben un diagnóstico, lo que dificulta su tratamiento.

El NCI también estima que durante 2009–2015, solo el 9.3% de las personas con cáncer de páncreas sobrevivieron 5 años o más después de su diagnóstico.

Existen diferentes tipos de cáncer de páncreas, según el tipo de tejido y la ubicación de origen. El más común de estos, y el tema del estudio, es el adenocarcinoma ductal pancreático (PDA), que representa aproximadamente el 90% de los cánceres pancreáticos.

Estudio del progreso trazado de hongos del intestino

En el estudio reciente, el Dr. Miller y sus colegas analizaron muestras de heces de ratones con y sin PDA. Utilizaron sofisticadas herramientas estadísticas y genómicas para monitorear las especies y el número de hongos durante 30 semanas.

Al etiquetar proteínas fluorescentes en los hongos, el equipo también pudo rastrear su viaje desde los intestinos hasta el páncreas.

Usando estas diversas medidas y herramientas de seguimiento, los investigadores vieron cómo las poblaciones de hongos cambiaron durante el período de estudio.

Descubrieron que los páncreas murinos cancerosos y no cancerosos diferían en el tamaño y la composición de sus poblaciones fúngicas. También vieron estas diferencias en muestras de tejido pancreático humano.

La diferencia más notable fue un gran aumento en las especies pertenecientes al género Malassezia en los tejidos cancerosos.

Otras especies de hongos, como las que pertenecen a Parastagonospora , Saccharomyces y Septoriella , también aumentaron, pero en menor grado .

“Hace tiempo que sabemos que los hongos Malassezia , que generalmente se encuentran en la piel y el cuero cabelludo, son responsables de la caspa y algunas formas de eccema , pero estudios recientes también los han relacionado con el cáncer de piel y colorrectal “, dice el coautor del estudio, Deepak Saxena, Ph.D., profesor en la Facultad de Odontología de NYU.

Nuestros nuevos hallazgos agregan evidencia de que Malassezia también es abundante en los tumores pancreáticos”.

Deepak Saxena, Ph.D.

El equipo descubrió que el tratamiento de ratones con un fármaco antifúngico fuerte llamado anfotericina B redujo el peso del tumor en un 20-40%. El tratamiento también redujo la displasia ductal, una etapa temprana en el desarrollo del cáncer de páncreas, en un 20-30%.

El tratamiento antifúngico también aumentó el poder anticancerígeno de la gemcitabina, un fármaco de quimioterapia estándar , en un 15-25%, señalan los investigadores.

Malassezia desencadena mecanismo inmunitario

Otros experimentos revelaron que el cáncer de páncreas crece un 20% más rápido cuando el órgano solo contiene especies de Malassezia . Los investigadores descubrieron esto cuando reintrodujeron estos hongos en el páncreas en ratones tratados.

Cuando otros hongos comunes están presentes junto con las especies de Malassezia , el cáncer no crece tan rápido.

Con base en estos y otros resultados, los investigadores sugieren que Malassezia aumenta el riesgo de cáncer de páncreas al desencadenar la cascada del complemento, un mecanismo inmune.

La cascada del complemento pertenece a una parte antigua del sistema inmune que combate las infecciones. Sin embargo, también puede promover el crecimiento celular después de que la infección se haya resuelto y la fase de curación haya comenzado.

Estudios previos han demostrado que, en combinación con genes defectuosos, la cascada del complemento puede promover el tipo de crecimiento agresivo de tejido que ocurre en el cáncer.

  • Etiquetas :
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ×

    Todo el contenido de Desalud se revisa médicamente o se verifica con hechos para garantizar que sea lo más preciso posible. Tenemos pautas estrictas de abastecimiento y solo enlazamos con otros sitios de medios acreditados, instituciones educativas y, cuando sea posible, estudios revisados ​​por pares. Si cree que alguno de nuestros contenidos es inexacto, desactualizado o cuestionable, contáctenos a través del formulario de comentarios en esta página.