Saltar al contenido
Tu Blog de salud y medicina

Lepra, una enfermedad de la piel

27/10/2020

La lepra, es una enfermedad de la piel infecciosa que avanza con gran rapidez y que daña la dermis y sus nervios. Se trata de lesiones rojas o bancas en la piel que, sin el tratamiento adecuado, pueden dejar a la persona inmóvil sin poder solucionarlo.

lepra

Se habla de ella desde tiempo bíblicos sin poder en ese entonces conseguir alguna cura que fuese provechosa y ayudara al individuo a superarla, hoy en día, la lepra es una enfermedad de la piel casi extinta y con cura.

¿Qué causa esta infección?

La lepra, es una enfermedad de la piel ocasionada por un pequeño bacilo denominado Mycobacterium leprae, este, se aloja en la piel trayendo para sí muchas llagas que van empeorando y apoderándose de más zonas con un aumento muy acelerado del nivel de afectación.

Se originó en el país de África, extendiéndose por toda Europa gracias a las conquistas, se le creía una maldición de los dieses o un castigo divino y , por lo general, se mantenían a los leprosos en aislamiento hasta que se mejoraran o simplemente fallecían a causa de la enfermedad.

No fue sino hasta los años mil ochocientos treinta que se nombró y se descubrió la verdadera causa del nacimiento de la lepra. Suramérica fue afectada también gracias a la trata de esclavos y a los constantes viajes colonizadores. La lepra, es una enfermedad de la piel que acabó con más del cincuenta por ciento de una población en aquellos tiempos.

Sintomatología

Las dolencias que manifiesta esta enfermedad, son netamente cutáneas ya que afecta a la piel y a los nervios que se encuentran debajo de ella, estas son:

  • Debilidad muscular.
  • Manchas más claras que el color natural de la piel en zonas como los brazos, las manos, los pies, la cara, los ojos, la frente, entre otras.
  • Lesiones graves que aparecen y tardan mucho en sanar, no cicatricen sino que más bien sangran y sangran sin poder cerrar causando más daño en las capas que recubren a los huesos.
  • Adormecimiento de los lugares en donde aparecen las magulladuras debido al gran daño en los nervios.
  • Dolor en la piel.
  • Entumecimiento de las partes afectadas.
  • Visualmente, las lesiones son muy llamativas, antiguamente, loas personas solían tapárselas para ocultarlas y así evitar el aislamiento.

La lepra es una enfermedad de la piel de mucho cuidado, pero, afortunadamente, hoy en día gracias a los avances de la ciencia tiene tratamiento.

¿Existe un tratamiento oportuno para la lepra?

Es un resultado positivo, desde todo punto de vista: social, económico, político y de salud que la lepra sea tratada efectivamente eliminando su aparición en casi un noventa y cinco por ciento. Actualmente, al diagnosticarse, se administran tres medicamentos muy efectivos que permiten combatir la bacteria e ir eliminando las secuelas de la infección.

Un examen físico mensual junto a un estudio bacteriológico son los determinantes en este proceso largo y, a su vez corto por lo rápido de los descubrimientos científicos. En los años cuarenta, solamente se hacía uso de una medicina, posteriormente se sumaron dos más dando forma a un combate multi-fármaco para la lepra.

La OMS tomó cartas en el asunto y en muchas regiones da el tratamiento gratuito a aquellos que han sido víctimas de este proceso bacteriano.

¿Cómo se diagnostica?

La lepra, es una enfermedad de la piel por lo que su diagnóstico gira en torno al estudio minucioso de las partículas afectadas de la dermis. Para certificarla, suelen rasparse partes de las lesiones para realizar un estudio microscópico y evidenciar la presencia de la bacteria, además, se realizan biopsias y otros estudios que sustenten los primeros exámenes.

La lepromina cutánea es una prueba especializada desarrollada para determinar con certeza el tipo de lepra que la persona padece y así proceder con la combinación correcta de medicinas a administrar. Un tratamiento y diagnóstico a tiempo salvaran los tejidos sin dejar secuelas.

Tipos de lepra

La lepra es una enfermedad de la piel que se divide en dos grandes grupos:

  • Lepra Paubacilar, es la infección en su forma suave, los síntomas no son graves y las personas pueden responder de forma positiva y rápida al tratamiento indicado.
  • Lepra Multibacilar. Es la enfermedad en su máxima expresión ocasionando múltiples lesiones en la piel, afecciones graves en la nariz y epitaxis (sangrado excesivo de la nariz).

Ambos tipos se tratan si se descubren a la brevedad, curables al cien por ciento, aunque, si se comienzan a sanar tarde, las lesiones pueden dejar secuelas como sensibilización extrema en las zonas, pérdida completa al palpar la piel, cicatrices, marcas, entre otras consecuencias.

Aprende sobre la varicela en niños

Modo de transmisión

Al ser una padecimiento endémico el contagio se realiza por medio del contacto directo con una persona enferma, solo hace falta inhalar las partículas en el aire al ella estornudar o rascarse, también al tocarlo o compartir viviendo y objetos personales.

En muy pocos casos, hay personas que por el estado tan bueno de sus defensas logran lidiar con el protozoario sin necesidad de que se muestren los síntomas, sin embargo, si has estado en reunión con alguien que padezca lepra, lo más respetable es hacerte los exámenes y salir de dudas.

¿La lepra es una enfermedad de la piel que puede prevenirse?

La respuesta a esa incógnita es sí, la lepra puede prevenirse muy fácilmente y más hoy en día que su existencia se limita a muy pocos casos en zonas muy específicas así que el riesgo de contraerla se ha disminuido considerablemente.

Pero, si conoces a una persona con lesiones en la piel, corran rápido al centro de salud más cercano, estudien minuciosamente cada partícula y sanen las heridas para evitar que sigan avanzando la bacteria.

Secuelas de la enfermedad

La lepra es una enfermedad de la piel cuyo tratamiento es bastante efectivo, los medicamentos batallan hasta ganar y lo hacen rápido por lo que, si se detecta a tiempo, no deja secuelas en la persona, si el caso llegase a ser contrario, el enfermo puede:

  • Presentar falta de sensibilidad térmica en las zonas afectadas, sin mejora alguna.
  • Debilidad capilar y muscular.
  • Desfiguramiento de las áreas enfermas.

Este artículo fue actualizado por última vez el octubre 28th, 2020 - 03:06 pm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

Todo el contenido de Desalud se revisa médicamente o se verifica con hechos para garantizar que sea lo más preciso posible. Tenemos pautas estrictas de abastecimiento y solo enlazamos con otros sitios de medios acreditados, instituciones educativas y, cuando sea posible, estudios revisados ​​por pares. Si cree que alguno de nuestros contenidos es inexacto, desactualizado o cuestionable, contáctenos a través del formulario de comentarios en esta página.