Saltar al contenido
Tu Blog de salud y medicina

La varicela en niños

26/10/2020

Una enfermedad que causa un sarpullido muy particular en la piel con una increíble comezón que le hace compañía además de un malestar general, se trata de la lechina o también conocida como varicela. La varicela en niños es más común que en adultos aunque ambos pueden verse afectados.

varicela en niños

Es una afección altamente endémica y por eso es que afecta a los más pequeños en altos porcentajes, las escuelas son las principales fuentes de contagio. La sufren aquellos que no han sido expuestos a la misma o quienes no estén vacunados.

Síntomas

La sintomatología de este virus consta de tres partes, generalmente se evidencian los malestares luego de diez o veintiún días de haber sido expuestos al mismo. Es una enfermedad que se manifiesta principalmente por un sarpullido en la piel. Las otras dolencias son:

  • Fiebre alta.
  • Pérdida del apetito.
  • Dolor de cabeza.
  • Cansancio corporal.
  • Malestar general.
  • Sarpullido de color rojo, pequeño y con picazón.
  • Ampollas que se llenan de líquido y al romperse vuelven a formar otras.
  • Costras en la piel.
  • Dolor de garganta.
  • Ganglios inflamados.

Es importante señalar, que la varicela en niños pasa rápido, sin embargo, en los adultos se complica mucho más. Un dato curioso es que las mujeres en gestación con lechina pueden afectar gravemente al feto a nivel motor y psicológico.

Posibles complicaciones

La varicela en niños no presenta comúnmente dificultades, en cambio en adultos el asunto suele ser más delicado, las mujeres en gestación al igual que los recién nacidos también llegan a ser propensos a que la enfermedad se desata en otras vertientes.

Las personas que experimentan riesgos se debe a que su sistema inmunológico está muy debilitado o en pleno desarrollo, por eso, ellos deben tener un máximo cuidado en el caso de no haber sido vacunados. Las posibles vertientes son:

  • Irritación en las ampollas de la piel hasta el nivel de padecer una infección cutánea que se suma a la picazón y al virus en general.
  • Encefalitis, inflamación severa del {órgano principal del cuerpo, el cerebro.
  • Síndrome de Reye, un extraño suceso con una probabilidad muy baja en ocurrencias, le pasa más que todo a adolescentes y menores y es justo al salir de la enfermedad; el hígado y el cerebro se hinchan, aunque es grave, los pacientes suelen recuperarse por completo de cualquiera de estas complicaciones.

Transmisión del virus

Esta infección viral es altamente contagiosa, sus medios son:

  • Por contacto directo con las ampollas de otra persona que ya esté pasando por la varicela.
  • Inhalación de las partículas presentes en las personas con ampollas del virus.
  • Inhalación de partículas en el aire cuando alguien tose y padece esta enfermedad.

Como podemos apreciar, el contagio es directo y muy sutil, solo se necesita compartir un mismo ambiente para estar contagiado. Por eso se dice que la varicela en niños es común, de hecho, en las escuelas existe una época para estas infecciones, se le denomina entre pasillos “el síndrome de mayo”.

Se le dice así porque en los países tropicales, como Venezuela, Brasil, entre otros, estos meses son de fuerte lluvia y en ocasiones mucha sequía lo que genera un calor extremo y acrecienta los virus e infecciones en espacios reducidos.

¿Cómo prevenirla?

Para la prevención de este virus tan contagioso, se utiliza un método de vacunación casi infalible, evita la enfermedad en un noventa por ciento de los casos. La varicela en niños suele administrarse como inoculación en dos dosis, una entre los doce y quince meses y otra a los cuatro y seis años.

Países más desarrollados como Estados Unidos, la vacuna de la varicela en niños suele darse obligatoriamente, de esta forma, se previene por completo la propagación y contagio del mismo. Del mismo modo, es preciso entender que esta enfermedad no tiene cura, suele evitarse con la inyección.

La enfermedad de Paludismo

Pócimas indicadas

La varicela en niños y en adultos suele pasar luego de dos semanas de padecerla, su primera fase consta en la propagación del sarpullido a lo largo de la piel y la fiebre constante; luego, empieza a dar la picazón sin parar hasta que las llagas, finalmente, consiguen crear costra e ir sanando.

A pesar de esto, el médico tratante puede  indicar los siguientes medicamentos:

  • Para el dolor y la fiebre, el componente que suele mandarse es el acetaminofén, medicina perfecta para el manejo de la fiebre y dolores musculares.
  • Al presentar fatiga, el cuerpo suele perder el apetito y de hecho las ganas de levantarse, por ello, es importante la ingesta continua de agua para evitar la descompensación.
  • Si las ampollas salen dentro de la boca, es indicado tomar y comer alimentos fríos que puedan desinflamar y calmar la picazón y el ardor, los helados van ganando en este tratamiento.
  • Cremas especializadas para secar las ampollas y calmar la picazón, así se evitan las marcas posteriores en la piel.
  • Llevar ropa holgada y muy fresca para reducir el ardor y picazón de las ampollas.
  • Usar guantes para prevenir infectar cada llaga con los residuos de las uñas.
  • Cortarse las uñas a menudo para que no rompan ni maltraten la piel reseca.

Otras posibles ayudas en la enfermedad

Esta enfermedad en los más pequeños dela casa suele traer inconvenientes en cuanto al cumplimiento del tratamiento, muchas veces se les dificulta entender que no deben rascarse o romper las ampollas, te dejamos algunas pautas para ayudarte con ellos:

  • Bañarlos con agua tibia con manzanilla, esto calma la irritación y da frescura y suavidad a la dermis.
  • Aplicar crema o talco en las ampollas para que no se peguen a la ropa.
  • Tener mucha paciencia, imprescindible a la hora de tener un niño con varicela en casa.
  • Mantener sus calmantes orales a tiempo para ayudarlo a superar la enfermedad lo más rápido posible.
  • No llevarlo a la escuela u otros lugares públicos hasta que pase la infección, así se evita una línea de contagio mayor.

 

Este artículo fue actualizado por última vez el octubre 27th, 2020 - 01:38 pm

  • Etiquetas :
  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ×

    Todo el contenido de Desalud se revisa médicamente o se verifica con hechos para garantizar que sea lo más preciso posible. Tenemos pautas estrictas de abastecimiento y solo enlazamos con otros sitios de medios acreditados, instituciones educativas y, cuando sea posible, estudios revisados ​​por pares. Si cree que alguno de nuestros contenidos es inexacto, desactualizado o cuestionable, contáctenos a través del formulario de comentarios en esta página.