Saltar al contenido
Tu Blog de salud y medicina

El mundo de la mitomanía

18/12/2020

La sinceridad trae a menudo muchas complicaciones, es por ello que muchas personas optan por crear una historia paralela, es ahí donde se crea el mundo de la mitomanía. Considerada una patología o enfermedad o trastorno por algunos especialistas, la mitomanía es la tendencia a decir compulsivamente mentiras cada vez más enormes.

mitomanía

Caracterizada por ponerle añadidos a la historia real o inventar hechos que jamás pasaron, estos individuos son adictas a crear las falsedades, lo que desencadena un sinfín de signos psicológicos, físicos y emocionales que conllevan a los doctores a pensar que es una enfermedad.

Algunos creen, que es una conducta que se adquiere y que el mundo de la mitomanía no es más que una mala maña que se tiene por no querer enfrentar los desafíos que la verdad da o simplemente por esconder ciertas actitudes o formas de vida vergonzosas.

De una forma u otra, la mitomanía es una patología así que conoce todo lo engloba junto con nosotros y mantente informado para que puedas identificar y ayudar a quienes más amas.

Estadísticas

Según algunos estudios realizados, la mitomanía ocurre en una cantidad de 1 de cada 1.000, presentándose en igual frecuencia en ambos sexos de la especie y sin distinguir edad, esto significa que hasta los más pequeños de la casa pueden sufrir esta condición de personalidad.

En los adultos, la proporción de afección es 1 de cada 10 mientras que en los niños se mantiene la estadística de arriba. La condición también es conocida como pseudología fantástica y su mayor característica es la adicción a decir mentiras.

Síntomas o signos que se presentan

Una persona mitómana es aquella que con frecuencia:

  • Disminución de las habilidades sociales. La mentira ocasiona que cuando la verdad se descubre, las personas se alejan y ya no confían en la persona afectada.
  • Pensamientos que hacen que la persona imagine cosas e historias para poder mentir.
  • Ansiedad y estrés extremo cuando se acerca el momento de decir la verdad y se sustituye por algo inventado.
  • Dificultad para resistir el impulso de mentir con frecuencia.
  • Alegría y sentimiento de saciedad cuando logra que los demás crean sus inventos.
  • Sentimientos de baja autoestima, emociones que chocan entre sí en cuanto a la moralidad del trastorno.

Causas que provocan la condición

El mundo de la mitomanía es tan amplio y difícil que enumerar las causas resulta difícil, pues, este trastorno del comportamiento se produce en cada individuo de forma diferente, pues cada quien empieza a mentir por motivos personales y únicos, aunque, se pueden mencionar las razones más comunes:

  • La persona mitómana busca con sus inventos la aceptación de los demás.
  • Intenta satisfacerse y buscar motivos para sentirse bien consigo mismo.
  • Aumentar su fama social y hacer que muchos lo escuchen por las ocurrencias o lo complicada que suele ser su vida.
  • Querer ser alguien más y por eso comienzan las quimeras buscando crear un mundo ilusorio que compense las faltas que tiene en su vida personal.
  • Según los psicólogos es una búsqueda constante de amor, aceptación y posicionamiento social que se suple con las mentiras.

Muchos estudios e investigaciones han arrojado algunas causas fisiológicas, aún no se certifican con veracidad, sin embargo es bueno conocerlas para poder estar atentos a cualquier manifestación, estas son:

  • Disfunción hemitialámica derecha.
  • Desequilibrio neurológico.
  • Mayor porción de materia blanca en el cerebro.
  • Alteración del sistema nervioso central.

Cuatro infusiones que ayudan a mejorar la digestión

Especialistas relacionados

En este trastorno propio de la conducta, los especialista que entran en juego para ayudar a la persona a salir de la patología son muchos, a pesar de que es el comportamiento lo afectado aquí, muchos médicos pueden ayudar a un afectado. Algunos de ellos son los psicólogos, psiquiatras, educadores, terapeutas del comportamiento.

Estos especialistas van a modificar la conducta, a reforzar aquella que es positiva y a estudiar las razones por las que la persona se sumergió en el mundo de la mitomanía. Es importante asistir a cada sesión para poder dejar que el tratamiento surja el efecto esperado, los cambios se verán al pasar el tiempo.

¿Cuál es el mayor problema de la patología?

Son muchos los resultados que se engloban en esta perturbación del comportamiento, tomando en cuenta cada una, el mayor problema de la mitomanía es que el afectado no es capaz de percibir su patología, su red de mentiras no la va a distinguir, siempre pensará que todo está marchando bien.

El mitómano va a convencerse a sí mismo de que el problema son los demás y no el mismo, por lo que el tratamiento y diagnóstico se complican un poco al haber renuencia de parte del afectado. Es en esta parte donde los lazos fraternos juegan un papel esencial y llevan a la persona a terapia y la ayudan a salir de esta incómoda situación.

Consecuencias

Aunque ya hemos podido ver las secuelas que deja este comportamiento, es necesario establecer las consecuencias negativas que trae consigo el no salir de este trastorno, algunos son:

  • Soledad y tristeza por alejar a los familiares y amigos.
  • Comportamientos compulsivos que generan ansiedad y estrés.
  • Problemas físicos en deterioro del inmenso grado de estrés.
  • Complicaciones psicológicas sumadas al trastorno.
  • Autoestima baja.
  • Pensamientos de inferioridad.
  • Al asumir el problema, surgen sentimientos de culpa, resentimiento e incluso impulsos de suicidio.
  • Inmiscuirse en problemas legales y de otra índole por el crecimiento de las mentiras.

Diagnóstico

El mundo de la mitomanía lleva consigo un diagnóstico severo y complicado por todos los cabos sueltos que hay que recoger y enlazar; los estudios a realizarse van desde el uso de la medicina hasta una investigación profunda de la vida personal del afectado.

Entre reuniones con psicólogos, terapeutas familiares, conocer las personas que han estado en su vida, escuchar las distintas versiones y demás se hará muy complejo determinar con el problema, por ello, es muy importante saber que cuando una persona miente hay ciertos índices corporales que lo verifican como:

  • Relatar mucha información, el exceso es muestra de mentira.
  • Mover rápidamente la cabeza.
  • Mirar hacia arriba o los lados, indica inseguridad.
  • Tocarse la boca o partes del cuerpo al hablar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

Todo el contenido de Desalud se revisa médicamente o se verifica con hechos para garantizar que sea lo más preciso posible. Tenemos pautas estrictas de abastecimiento y solo enlazamos con otros sitios de medios acreditados, instituciones educativas y, cuando sea posible, estudios revisados ​​por pares. Si cree que alguno de nuestros contenidos es inexacto, desactualizado o cuestionable, contáctenos a través del formulario de comentarios en esta página.