Saltar al contenido
Tu Blog de salud y medicina

Déficit de atención

16/05/2021

La escolaridad es una herramienta social y cognitiva que ayuda a los niños a incorporarse en el medio ambiente, a desarrollar habilidades como el habla, el cálculo mental y la escritura, sin embargo, este proceso también se convierte en la fuente principal que detecta problemas cognitivos o sociales en los más pequeños. Hoy hablaremos del déficit de atención y definiremos este trastorno.

Déficit de atención

Una condición común, por así decirlo, pues las cifras que se manejan a nivel escolar son altas, con el paso de los años se ha ido agudizando, a pesar de esto, es una condición que se desconoce y pasa desapercibida por no poseer las herramientas necesarias para brindarle la ayuda a quien la padece.

En las siguientes líneas daremos información pertinente acerca del tema para que puedas hacer uso de ella y nutrirte, recuerda que sumar conocimientos te ayudará a resolver con mayor facilidad algunos problemas que se te presenten en el día a día, sobre todo si eres padre o madre de familia, docente o trabajas con personas.

¿Qué es el déficit de atención?

El déficit de atención es un trastorno que se abrevia como TDHA, también se le conoce como déficit de atención e hiperactividad. Es una condición que dificulta, como lo dice su nombre, la concentración y atención en tareas específicas, además, no le permite al niño estar quieto ni controlar los impulsos.

Debido a esto, los niños que padecen esta condición, generalmente, se les colocan calificativos como “tremendo”, “inquieto”, “indisciplinado”, sin conocer el trasfondo que envuelve el comportamiento del infante, aunque, es importante destacar que no todos los niños activos tienen TDHA, hay una diferencia muy grande y la daremos a conocer.

Otro dato interesante en este trastorno es que hay niños que muestran síntomas de dificultad para atender a ciertos temas y otros que presentan solamente la incapacidad de controlar impulsos, a pesar de esto, ambos casos presentan una combinación de síntomas específica que los hacen parte del gran grupo de déficit de atención.

Síntomas del trastorno

Esta lista de comportamientos te ayudará a determinar si tu hijo sufre de esta condición, de igual forma podrás observar en tu entorno y prestar esta herramienta a aquellas familias que así lo necesiten. Recuerda que el abordaje a tiempo marcará notablemente la diferencia en el avance de este trastorno. Los síntomas del déficit de atención son:

  • Dificultad para mantener la atención focalizada.
  • Los esfuerzos prolongados le disgustan, no logra concentrarse.
  • Se le dificulta seguir instrucciones, pues al momento de escucharlas no está concentrado.
  • El descuido hace que cometa errores constantes en sus trabajos.
  • Olvida sus pertenencias con facilidad.
  • Se le dificulta esperar su turno.
  • Es un niño o niña inquieto, no puede quedarse tranquilo aunque sea unos minutos en un solo lugar de trabajo.
  • Necesita pararse y movilizarse dentro del espacio en donde se encuentra.
  • Se le dificulta mantener un juego tranquilo, suele hacer muchos ruidos.
  • Interrumpe a otros.
  • Se mantiene subiendo y bajando de muebles o equipos grandes que pueda escalar.

Es de hacer notar, que algunas características mencionadas están presentes en niños de ciertas edades, como por ejemplo, los niños pequeños de 1 a 2 años son muy activos pues de esta manera aprenden de su entorno. El déficit de atención se comienza a descartar a partir de los 4 años de edad.

Osteogénesis imperfecta

Especialista y diagnóstico

Para diagnosticar este trastorno es necesario acudir a los especialistas necesarios, acumular toda la información que se requiera de las docentes y cuidadores y, además, tratar de prestar especial atención a los comportamientos que el infante muestra en casa.

El especialista indicado es un psicopedagogo, él podrá examinar al niño y realizar múltiples exámenes para dar con el diagnóstico final, ya que el déficit de atención puede mezclarse con otros trastornos o problemas emocionales que desencadenan los mismos síntomas. La autoestima baja es uno de ellos.

Algunos de los exámenes que se realizan son los test para observar el comportamiento del niño y conversar acerca de sus emociones, las observaciones en aula también son comunes ya que los niños suelen comportarse de forma diferente cuando están con sus pares.

Para lograr que el niño pueda tener mejor atención en la escuela es importante que el núcleo familiar acepte que hay un problema que atender y asistan al infante con todas las herramientas, un diagnóstico temprano es el principio de un buen camino.

Tratamiento

El tratamiento para el déficit de atención requiere de la compañía de especialistas, no es recomendable medicar a un niño sin antes tener la aprobación de un experto. Por lo general, el tratamiento que se emplea es con neurotransmisores, medicinas que ayudan a regular y controlar los impulsos, de esta manera el niño podrá mantener la atención.

No todos los casos se medican, hay algunos que son leves y pueden tratarse con terapias de conducta, a su vez, cada especialista es independiente en la manera en que aborda el trastorno, algunos simplemente deciden acompañar al infante con terapias conductuales para que él mismo logre controlarse.

Las terapias familiares también forman parte del gran grupo de herramientas positivas para ayudar en el manejo del déficit de atención. Los padres del niño deben ser orientados para que en casa se apliquen las mismas medidas y así lograr un tratamiento integral.

Al avanzar el tiempo, el déficit de atención se reduce y el niño, que ahora es adolescente o adulto, puede autorregularse y conseguir con mucha dedicación atender a cada actividad que desarrolla. Por ello las terapias conductuales son la mejor forma de abordaje ya que les enseña desde chicos a manejarse para cuando ya estén en sus labores de vida adulta.

Como podemos ver, el déficit de atención es un trastorno que se manifiesta en su mayor grado en la etapa de la niñez, un buen acompañamiento y unos padres comprensivos son la clave para lograr un camino fácil para el infante. Recuerda siempre que los más pequeños necesitan una mano amiga que los anime a avanzar.

  • Etiquetas :
  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ×

    Todo el contenido de Desalud se revisa médicamente o se verifica con hechos para garantizar que sea lo más preciso posible. Tenemos pautas estrictas de abastecimiento y solo enlazamos con otros sitios de medios acreditados, instituciones educativas y, cuando sea posible, estudios revisados ​​por pares. Si cree que alguno de nuestros contenidos es inexacto, desactualizado o cuestionable, contáctenos a través del formulario de comentarios en esta página.