Científicos desarrollan nueva estrategia de vacunación contra la tuberculosis

Durante años, los científicos han estado tratando de encontrar una mejor manera de proteger a las personas contra la tuberculosis, la enfermedad causada por la infección con la bacteria Mycobacterium tuberculosis (Mtb). Los investigadores dicen que hay nuevas esperanzas en el horizonte después de que un experimento reciente realizado en ratones mostró una gran promesa.

“Lo que encontramos es que nuestra formulación de una vacuna protegió mejor que la vacuna actual y no causó ningún daño al tejido pulmonar”, dijo el Dr. Torrelles. “Si la investigación adicional demuestra seguridad y eficacia, la vacuna puede administrarse directamente en los pulmones”. La vacuna actual, llamada BCG, se administra mediante una infección intramuscular en la parte superior del brazo.

“Si funciona, el sistema de administración de medicamentos para los humanos sería un aerosol administrado a través de un dispositivo similar a un inhalador para el asma”, explicó el Dr. Torrelles.

Ampliar la población que puede tolerar una vacuna contra la TB es importante ya que la tuberculosis es la principal causa de muerte debido a un organismo infeccioso según la Organización Mundial de la Salud.

Cuando las bacterias ingresan a los pulmones, entran en contacto con el revestimiento llamado mucosa. Ese revestimiento tiene enzimas que cambian los epítopos de la superficie de los microbios. Los epítopos son las partes de una molécula a la que se adhiere un anticuerpo producido por humanos. La vacuna actual crea una respuesta inmune que no tiene en cuenta ese cambio de epítopo.

El Dr. Torrelles y sus colaboradores imitaron bioquímicamente lo que el líquido del revestimiento del pulmón hace a la superficie de las células bacterianas para que se pueda hacer una vacuna más precisa a mayor escala. La idea es que las células T (células inmunitarias) tendrán una mejor respuesta de memoria, reconocerán las bacterias y las matarán.

La vacuna actual BCG (bacilo Calmette-Guerin) está hecha de Mycobacterium bovis, que es similar a la Mtb que infecta a los humanos. Los estudios demuestran que el BCG tiene una efectividad del 70% al 80% en la protección contra las formas más graves de TB, como la meningitis tuberculosa en niños. Sin embargo, el BCG es menos efectivo en la prevención de enfermedades respiratorias, que es la forma más común de TB en adultos. Además, la inmunidad que se brinda a quienes se vacunan cuando niños se desvanecen con el tiempo.

La vacuna BCG no se usa en los Estados Unidos. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el razonamiento es triple: las personas en los Estados Unidos tienen un riesgo relativamente bajo de infección, el BCG no es tan efectivo contra la TB pulmonar en adultos y la vacuna tiene el potencial de interferir con la Prueba cutánea de tuberculina, que dificulta la determinación de quién es portador de la enfermedad.

BCG no se puede administrar a pacientes inmunocomprometidos como las personas con VIH / SIDA. Estos pacientes tienen un riesgo diez veces mayor de desarrollar tuberculosis si tienen TB latente que las personas sin VIH / SIDA. Una vacuna que podría administrarse a esta población tiene el potencial de salvar millones de vidas.

“Dado que la infección por Mtb ocurre en el pulmón, tiene sentido protegerla”, enfatizó el Dr. Torrelles.

Los intentos anteriores de vacunación intranasal han dado lugar a inflamación pulmonar y daño tisular. En el experimento del Dr. Torrelles con la nueva formulación de vacuna en ratones, la tasa de inflamación fue solo del 8% con el BCG modificado en comparación con el 20% para el BCG (2.5 veces menos inflamación en los pulmones).

Además, el Dr. Torrelles predice que esta vacuna modificada con BCG puede ofrecer inmunidad a cualquier edad. Esto es especialmente importante para las personas mayores que corren mayor riesgo de desarrollar TB. Él dice que modificar la vacuna actual sería una ventaja ya que BCG ya está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos.

El siguiente paso es que el Dr. Torrelles obtenga fondos para expandir su investigación en primates no humanos. Planea usar macacos rhesus alojados en el Southwest National Primate Research Center en el campus de Texas Biomed. Estas pruebas en animales más grandes son necesarias antes de que se puedan realizar ensayos clínicos en humanos.

Fuente de la historia:

Materiales proporcionados por el Instituto de Investigación Biomédica de Texas . Nota: El contenido puede ser editado por estilo y duración.

Guardado en : Noticias de Salud Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *