Saltar al contenido
Tu Blog de salud y medicina

Antigua y saludable: la ciencia de la risa

01/04/2020

Todos nos reímos. Algunos pueden reírse más que otros, pero es un rasgo humano unánime. Se siente bien y une a las personas. Realmente, la risa no necesita presentación, pero ¿para qué sirve?

Nos reímos de las bromas (aunque no todas son bromas). También podemos reír sarcásticamente, nerviosamente, cuando estamos estresados, o incluso sin ningún motivo.

Nuestra risa puede ser incontrolable o maníaca, y también puede ser forzada, fingida o deliberadamente prolongada.

La risa es tan penetrante que los científicos difícilmente pueden ignorarla; cruza todos los límites. Los humanos de todas las culturas de la tierra se ríen. Los bebés ciegos y sordos, que no han visto reír a nadie ni han escuchado el sonido de la risa, aún ríen.

Algo tan omnipresente como esta extraña expulsión de sonido y aire debe ser importante.

En este artículo, analizaremos brevemente los orígenes de la risa y lo que sucede en el cerebro cuando nos divierte. También recorreremos la literatura científica para examinar si la risa tiene la capacidad de aliviar las afecciones médicas.

La risa de los familiares.

La risa es un rasgo que compartimos con nuestros primos más cercanos, los grandes simios. Esto significa que era, más que probable, un invento antiguo que se ha conservado durante milenios. Como con la mayoría de las cosas que preserva la evolución, debe ser útil.

Un estudio extraño involucró cosquillas en una variedad de especies de simios y bebés humanos. Luego, los investigadores compararon los sonidos de la risa que se generaron. Curiosamente, las especies más estrechamente relacionadas con nosotros mismos (como los bonobos y los chimpancés) tenían datos acústicos más similares a los humanos en comparación con nuestros parientes más distantes (gorilas y orangutanes, por ejemplo).

Como explican los autores, sus datos coinciden con “las relaciones genéticas bien establecidas de los grandes simios y los humanos”.

A medida que avanzan los animales sociales, los humanos se congregan en grupos bastante grandes. Una teoría dice que la risa (junto con el discurso) nos ayudó a unirnos de manera más eficiente. En lugar de tener que preparar físicamente a cada individuo de nuestra tribu, podríamos estar al alcance del oído y hacernos reír. Los bonos se podrían construir a distancia y con múltiples jugadores.

Será difícil probar si esta teoría es válida o no, pero no hay duda de que la risa acerca a las personas. La risa ayuda a construir relaciones y, cuando se vive en un grupo en la sabana, la unión exitosa puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

Esta capacidad de la risa para actuar como pegamento social también ayuda a explicar por qué a los humanos les resulta tan fácil identificar una risa fingida, forzada o demasiado prolongada.

Aunque algunos chistes pueden necesitar nuestra capacidad cognitiva completa y una dosis de pensamiento lateral, el acto de reír en sí parece ser algo primitivo.

La neurociencia de la risa.

No sorprenderá que una acción tan compleja, variada y significativa como la risa no se limite a una sola región del cerebro. Sin embargo, los investigadores han hecho esfuerzos para comprender la variedad de áreas involucradas.

Un estudio , publicado en la revista Cerebral Cortex , utilizó imágenes de resonancia magnética para investigar qué regiones del cerebro estaban trabajando.

Dividieron a los participantes en tres grupos: al primer grupo le hicieron cosquillas en la planta del pie y le dieron permiso para reír, al segundo grupo le hicieron cosquillas pero le dijeron que reprimieran su risa, y al último grupo se le pidió que se riera voluntariamente sin que le hicieran cosquillas.

En los cerebros del primer grupo, cuyos participantes se reían genuinamente, ciertas regiones se activaron de manera más consistente en comparación con los otros dos grupos.

Éstas eran:

  • Hipotálamo lateral : Involucrado en una variedad de procesos, como promover la excitación y el comportamiento de alimentación, reducir la percepción del dolor, las funciones digestivas y la presión arterial.
  • Opérculo parietal : Parcialmente responsable del procesamiento de los sentidos, como el tacto y la temperatura.
  • Amygdala : Involucrada en el procesamiento de recuerdos, la toma de decisiones y las reacciones emocionales.
  • Cerebelo derecho : Importante en la atención visual, el lenguaje y la imaginación de los estados de los demás.

En este estudio, también midieron la activación de la materia gris periacueductal durante la risa voluntaria e involuntaria, pero no cuando se evitó la risa. Curiosamente, se sabe que la materia gris periacueductal desempeña un papel en la analgesia. De hecho, la región es un objetivo para implantes estimulantes del cerebro para tratar pacientes con dolor crónico.

Durante la risa, se activan regiones de la corteza prefrontal ventromedial, liberando endorfinas, que son famosas por disminuir el dolor y aumentar la euforia.

La participación del hipocampo y la amígdala también son dignas de mención; Estos son parte del sistema límbico, una antigua sección del cerebro involucrada en el control de las emociones profundas, la alimentación y otros roles críticos de supervivencia.

La risa como medicina.

Como dijo una vez el filósofo Bertrand Russell: “La risa es la droga maravilla más económica y más efectiva. La risa es una medicina universal “. Con los años, los investigadores han enfrentado sus habilidades contra una variedad de condiciones médicas.

Los avances recientes en campos como la psiconeuroinmunología están uniendo lentamente la psicología, la actividad neurológica y nuestro estado hormonal. Un estado de ánimo positivo realmente nos hace mejorar físicamente. No todo está en la mente; La psicología modifica la fisiología .

Los estudios que investigan específicamente los efectos terapéuticos de la risa son pocos y distantes entre sí, y los que se encuentran en la literatura tienden a usar solo un pequeño grupo de participantes, por lo que las conclusiones son tentativas. Sin embargo, sus resultados combinados hacen una lectura interesante.

A continuación se presentan algunos estudios recientes que han profundizado en los potenciales poderes curativos de la risa.

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Un estudio publicado en Heart & Lung investigó los beneficios de la risa para las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), un grupo de afecciones progresivas que bloquean las vías respiratorias y dificultan la respiración.

En el estudio participaron 46 individuos, todos los cuales completaron cuestionarios que evaluaban su sentido del humor, niveles de depresión y ansiedad , calidad de vida y enfermedad reciente. Aproximadamente la mitad de los participantes también completaron un “estudio de inducción de la risa” donde se evaluó la función pulmonar, el estado de ánimo y la disnea (dificultad para respirar) antes y después de un video divertido o neutral.

Las conclusiones del autor fueron agridulces:

“El sentido del humor entre los pacientes con EPOC se asocia con un funcionamiento psicológico positivo y una mejor calidad de vida, pero reír en voz alta puede causar un deterioro agudo en la función pulmonar secundaria a una hiperinflación empeorada”.

Función vascular.

Los estados emocionales negativos, como la depresión y la ansiedad, pueden aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular. Esto ha sido firmemente establecido. Un laico podría concluir fácilmente que, si los sentimientos negativos pueden contribuir a los problemas vasculares, los positivos deben mejorar la salud vascular. Un estudio publicado en The American Journal of Cardiology se propuso ver si este es realmente el caso.

En el estudio participaron mostrando ya sea una película cómica o un documental de 17 participantes. Cada individuo observaron ambas películas en diferentes días de modo que sus resultados pueden ser comparados.

Ellos encontraron que tanto la frecuencia cardíaca y la presión arterial aumentó significativamente , mientras que los participantes vieron la comedia, pero no el documental.

El equipo también examinó la distensibilidad arterial carótida, que es una medida de la flexibilidad de la arteria y su capacidad para soportar aumentos de la presión. Los niveles más altos de cumplimiento son un signo de arterias sanas.

Los resultados mostraron que la distensibilidad arterial de la carótida aumentó significativamente después de ver la comedia, solamente volviendo a los valores basales después de 24 horas.

Durante el documental, el cumplimiento se mantuvo constante.

Aunque el estudio se realizó a pequeña escala, los investigadores concluyeron que: “Estos resultados sugieren que la risa alegre provocada por las películas de historietas induce un impacto beneficioso sobre la función vascular”.

Salud cardiovascular.

La investigación realizada en Japón y publicada en el Journal of Epidemiology tomó una mirada ligeramente diferente a una pregunta similar.

Los investigadores querían entender si había una asociación entre la frecuencia con la que alguien se reía a diario y su riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular . Analizaron datos de 20,934 hombres y mujeres de 65 años o más.

Incluso después de ajustar por una variedad de factores, incluida la hiperlipidemia (altos niveles de grasa en la sangre), presión arterial alta , depresión e índice de masa corporal ( IMC ), los resultados fueron claros.

Las personas que “nunca o casi nunca se rieron” tenían un 21 por ciento más de riesgo de enfermedad cardíaca que las que se reían a diario. Del mismo modo, la prevalencia de accidente cerebrovascular en aquellos que rara vez se ríen fue un 60 por ciento más alta que las risas regulares.

Yoga de la risa y depresión.

El yoga de la risa ha aumentado en popularidad en los últimos años. En resumen, implica ejercicios de respiración y obligarte a reír. Esta risa forzada pronto se convierte en una verdadera alegría cuando el grupo se da cuenta de lo ridículos que parecen todos.

Un estudio piloto, publicado en 2012, evaluó los efectos de 10 sesiones de yoga de la risa en seis participantes en un período de 4 semanas.

Midieron la variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC), que se considera un factor de riesgo para ciertas afecciones de salud, la presión arterial y el estado de ánimo antes y después de cada sesión. Al comienzo del estudio y justo después de la sesión final, también se calificó la ansiedad y depresión a largo plazo del grupo.

Los autores concluyeron:

“Los participantes mostraron una mejora en el estado de ánimo inmediato (vigor-actividad y amabilidad) y un aumento de HRV después de la intervención de la risa. Tanto la risa como las intervenciones de control parecieron mejorar la ansiedad a largo plazo “.

Adultos mayores.

Un estudio titulado “Efectos de la terapia de la risa en la depresión, la cognición y el sueño entre los ancianos que viven en la comunidad” se publicó en la revista Geriatrics and Gerontology en 2011.

En total, participaron 109 participantes. Aproximadamente la mitad se inscribió en terapia de risa (cuatro sesiones en el transcurso de un mes), y las otras se utilizaron como control. Mediante cuestionarios, evaluaron la salud mental general , la depresión, la salud física autoinformada y la calidad del sueño antes y después del ensayo.

Aunque los efectos no fueron sustanciales, los autores concluyeron : “Se considera que la terapia de la risa es una intervención útil, rentable y de fácil acceso que tiene efectos positivos sobre la depresión, el insomnio y la calidad del sueño en los ancianos”.

Aún no se ha confirmado si la risa conlleva o no un campo de fuerza protector, pero no se puede negar su importancia en la sociedad humana. Aunque la evidencia a favor de la risa como medicamento es escasa, no hay daño en automedicarse mientras esperamos que lleguen los datos.

  • Etiquetas :
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ×

    Todo el contenido de Desalud se revisa médicamente o se verifica con hechos para garantizar que sea lo más preciso posible. Tenemos pautas estrictas de abastecimiento y solo enlazamos con otros sitios de medios acreditados, instituciones educativas y, cuando sea posible, estudios revisados ​​por pares. Si cree que alguno de nuestros contenidos es inexacto, desactualizado o cuestionable, contáctenos a través del formulario de comentarios en esta página.